post

Caminando entre el desequilibrio, la felicidad y el paraiso

camino en la montanaAyer fui transportado mediante un sueño aun lugar inhóspitamente hermoso, el viento soplaba mi cara fuertemente anunciando que el lugar donde estaba era especial, nunca antes sentí al viento soplar así, soplaba con amor casi humano, refrescando mi rostro y a la vez secándolo, era como el cactus y la rosa a la misma ves.

La vista que se posaba delante de mis ojos, era la reconstrucción de todos mis anhelos traducidos en naturaleza, se percibía la poderosa sensación de que ese lugar había sido creado para ese peculiar momento, cada hoja, cada arbol, la inmensidad del entorno, el aislamiento en medio de lo puro de ese paraíso terrenal, estaba siendo construido en ese mismo instante en mis sueños.

No es normal semejante recreación de una fantasía mediante un sueño y por eso es que comprendí, que se me estaba dando un regalo.

Las montañas eran espesas, nunca antes habían sido tocadas por el hombre, lo que veían mis ojos era visto por primera y sabia que nadie nunca mas lo vería , caminaba por una vereda natural en el borde de la montaña, veía el camino que seguía hacia lo alto y podía divisar a lo que me enfrentaría, una mezcla de temor y emoción empapaban mis manos,   muy abajo escuchaba como los aguas de un antiguo rió, chocaban estrepitosamente, solo apreciaba el sonido, no veía su existencia, el acantilado a cada lado del camino era estrepitoso. Es curioso pero sentía la compañía de muchas almas siguiendo el mismo camino, no las podía ver pero las sentía, era el ultimo deseo que se les confiaba en la tierra antes de tener que seguir su camino, sin embargo ahí estaba yo, un simple mortal, caminando por la vereda que ningún otro ser podría cruzar, no al menos en la dimensión en que me encontraba.

Lograba apreciar como el camino era mas estrello y la punta de la montaña se asomaba, sin embargo una estructura singular de madera se apreciaba, era el antiguo camino a la cima, la misma estructura estaba muy deteriorada, fue construida hace mucho tiempo, para que yo la caminara y ahí estaba, muy dañada pero esperando mi paso, no entendía como nunca se llego a caer con el tiempo, aun mas soportar el fuerte viento.

La única forma de llegar a la cima era por medio de la estructura, sentí que hasta ese lugar se les permitía llegar a las almas, ya no las sentía acompañándome, se detuvieron a mirarme avanzar, podía sentir su mirada en cada paso que daba,  paso a paso fui sorteando la estructura derruida por el tiempo, hasta que llegue a la cima de la montaña y me di cuenta que la estructura continuaba en el vació, abajo podía medio apreciar la vista, era poco lo que podía observar, a pesar de la altura, en perfecta armonía divisaba el paraíso terrenal, frondoso, muy verde, calmo y porque no decir hermosamente desolado a la vez, incorrupto por el hombre.

Una fuerza dentro de mi me decía continua, pero en la primera evaluación que hice del camino que seguía me dije, es imposible continuar, caería, moriría ahí mismo, sin embargo tanta belleza a mi alrededor seria mejor apreciada desde la punta de la estructura, acá es donde un desequilibrio podría significar lo fatal, sin embargo continué, a partir de ese momento a las almas no se les permitió mirar mas, ese espacio, de tan enorme belleza y temor fue dejado para que fuese cruzado solo por mi, a cada paso veía como faltaban mas tablas a la estructura, hasta que fue prácticamente imposible caminar, ante mi a no mas de 5 metros de distancia estaba el borde, una sola tabla muy estrecha permitía llegar hasta la punta, donde una plataforma de apenas 3 tablas seria el final desde donde podría observar la vista de 180 grados.

Otra vez el amigo viento aparecía, sentía que debía intentarlo, en ese momento me resigne a morir, tenia que intentarlo, así lo pagara con la vida, de morir, moriría cayendo pero viendo el paraíso, di el primer paso y sentí el vació, mi cuerpo se entumeció y temí avanzar, sin embargo otra vez la fuerza dentro de mi, me permitió lentamente dar el segundo paso, en eso mire el final, ahí estaba a poco menos de 3 metros, ahí estaba lo que siempre quise observar, sabría que vería la perfección de la creación,  sabia que a pocos metros Dios me prestaría sus ojos, y observaría un espectáculo no reservado a los hombres, ni siquiera a los ángeles,  di un paso mas y otro, podía imaginar la vista hacia abajo, pero me dio miedo mirar, un paso mas corto y llegue a entender que solo un paso me alejaba de la plataforma, en ese momento ya no pensé nada, ahí estaba, a un paso de distancia, en ese momento sufrí una transformación, no se me permitiría ver lo que estaba a punto de presenciar en la dimensión en que me encontraba, mi cuerpo se hizo singularmente mas pesado, la tabla que me sostenía se empezó a arquear, como cuando una tabla es muy débil para el peso que esta soportando y se fuera a quebrar, tome aire, lo pensé y muy lentamente se movió mi pie, ahí iba, y di el ultimo paso y lo vi, lo vi, lo vi, mi corazón se lleno, comprendí y llore.

Speak Your Mind

*